elblogdelospicotazos

¿Y si es un error?

May 29, 2016 Óscar Soria González

 

 Muchas veces he visto  amigos compartir fotos de una página concreta de un libro, enseñando algún párrafo o frase que les haya gustado, y siempre he pensado «Algún día, la gente hará eso con mis libros».

Así que cuando el otro día vi que habían subido esta foto a instagram di un botecito de felicidad. ¡Los deseos se cumplen! Aunque el mío se comenzó a cumplir un tiempo antes de esta foto, cuando presenté por primera vez mi primera novela, Mi media galleta.

 Sin embargo, cuando formulé más seriamente mi deseo de ser escritor, fue al terminar la carrera (Ciencias de la Actividad Física y el Deporte). Por aquel entonces (hace dos años), ya llevaba escrito un borrador de Mi media galleta, y los borradores de las dos primeras novelas de una saga de 6 libros de fantasía que sigo escribiendo. Así que, cuando me llegó el clásico momento post-carrera de decidir tu futuro, tenía dos opciones: seguir por la rama del entrenamiento acrobático y la salud, o jugármela exclusivamente a luchar por mi verdadera pasión, haciendo el máster de Escritura Creativa.

Me dije a mi mismo... "ya que de todas formas, con la crisis que tenemos, me va a costar encontrar un trabajo decente de lo mío, al menos voy a 'no tener trabajo' haciendo lo que me gusta". Es irónico, porque si, de hecho, no hubiese crisis y nada más salir de la carrera hubiera encontrado un trabajo de lujo relacionado con la actividad física y salud, tal vez, no me habría atrevido a dar el paso.

Mientras caminaba por la facultad de comunicación de Sevilla para matricularme pensaba que me esperaban una serie de años de la “clásica vida del escritor de pantalla”, viviendo debajo de un puente dedicado a mis obras con el deseo siempre ardiente de crear algo decente, que consiga materializarse, y, además, que me diera de comer (y luego hicieran la película). Unas expectativas de vida penumbrosas, pero que a uno le hacían feliz.

¡Qué contento estoy ahora de haber tomado esa decisión que tantos disgustos y sustos le ha causado a mi madre!

Pero gracias a eso, hoy en día existen Los Ahoras, UNIQUE, y Los Sueños de Valoria. Gracias a ese momento en que decidí guiarme por los impulsos, puedo decir que me gano la comida con mi escritura. ¡Y no solo eso! Si no que gracias al Máster, conocí al que se convertiría en mi editor. Martín, de Ediciones en Huída, que fue lo suficientemente insensato como para atreverse a darle una oportunidad a un verdísimo escritor, abriéndome las puertas del mundo literario, de las editoriales, las ventas y las presentaciones.

 

-En Málaga,

 

-En Granada:

-En Barcelona:

-En Granada de nuevo:

-En Madrid:

Una de las cosas que aprendí en el Máster es que  todo debe tener una estructura pensada y un “por qué” y “para quién”. La verdad es que no tengo ni idea de cuál es el motivo de este post. ¿Hacer publicidad de mi novela? ¿Contar un poco mi historia? ¿Compartir una experiencia? ¿Dar gracias? ¿Un poco de todo? No lo sé, ni lo tenía pensado ni tengo intención de aclararlo. Simplemente, llevaba tiempo queriendo escribir algo sobre mi querido primer bebé (Mi media galleta), y cuando me he puesto, ha salido esto.

Pero por si queréis  saber más cositas, os dejo el link de una reseña que me hizo un amigo y gran escritor, Reza Emilio Juma. Os dejo el link del blog con mis compañeros del máster, L'as cagao Lorrie Moore, donde  colgamos relatos, poemas, y demás fluidos vitales casi todos los días, y os animo a que, si habéis leído Mi media galleta, o pensáis hacerlo, no dudéis en compartir esas fotitos de páginas que os gusten en la página de facebook o el IG de los ahoras. Haréis feliz a alguien.


Etiquetas



Publicación más antigua Publicación más reciente



Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados