elblogdelospicotazos

El miedo a "no hacer nada"

April 24, 2019 Óscar Soria González

 

La gente suele hablar del “miedo al fracaso”, del “miedo al cambio”, cuando ya ha tenido éxito, cuando ya se ha escapado de ese miedo. Pocas veces se habla desde dentro. Y eso es lo que quiero hacer. Hablar de la aventura, los quebraderos de cabeza, dudas, inseguridades, alegrías y emociones que ha conllevado el proceso mental de decidir publicar mi última novela: Evolio.

     No he sido uno de esos escritores que desde que son pequeñitos saben que esa es su vocación. Mi sueño se ha cocinado a fuego lento, entre videojuegos, comics, novelas y mis propias aventuras infantiles (y adultas).

     Pero cuando el sueño se formalizó en mi mente en el primer año de carrera, lo hizo con fuerza. Quería convertirme en un escritor original, creador de una nueva tendencia como hizo García Márquez con el realismo mágico, Lovecraft con el terror cósmico o Tolkien con la fantasía moderna. ¡Quería (y quiero) ir al cine a ver las adaptaciones de mis obras! Ese día lloraré.

Pero, aunque sueñe alto, una parte de mí (Chabela) comprende que hay que ir pasito a pasito. Por eso, en 2014 publiqué mi primera novela, Mi media galleta, con una pequeña editorial sevillana, Ediciones en Huida. Fue todo un evento en mi vida. Casi tanto como cuando descubrí que los Reyes eran los padres o cuando hice mi primera tortilla de patatas sin que se pegara. Pero también fue un poco desencantador, porque me di cuenta de lo complejo y frío que puede ser el proceso de edición, y una parte de mí confiaba en ser uno de esos autores que a la primera ya son súper reconocidos

     Así pues, me he pasado los últimos cuatro años escribiendo unas cuatro horas al día, lo que me ha dado para bastante material (cuatro novelas y docenas de cuentos), pero sin querer publicarlo por miedo a un nuevo desencanto. Si lo publicaba, tenía que ser directamente con una Gran Editorial. Sin embargo, tanto las Grandes Editoriales como los grandes concursos literarios suelen requerir de un mínimo de contactos para acceder a ellas o, en su defecto, un mínimo de followers.

     Parecía un buen plan: armarme de paciencia y voluntad, seguir creando, visualizando, investigando y creciendo para que, llegado el momento, pudiera acceder directamente el hall de la fama. Entraría al escenario de golpe, por la puerta de atrás, sin que nadie me viera llegar, y sería la estrella del show.

     En algún punto, el plan dejó de funcionar.

     A pesar de todas las horas de trabajo, de los sacrificios, me sentía que no avanzaba ni un milímetro. A pesar de que varias editoriales (algunas incluso reconocidas) se interesaron por mis novelas, yo era incapaz de decidirme. Tenía miedo a comprobar, de una vez por todas, que quizás yo no fuera uno de esos “1%” que triunfan a la primera.

     Después de varias "intervenciones", y aprovechando que ya que tengo varias novelas terminadas, Chabelas me empujó (literalmente) a publicar, al menos una de las cortitas, en Amazon. Aunque fuera solo por sentir el movimiento, por tener ese tan necesario feedback, ¡un golpe de emoción!

     Fue una gran decisión porque en mi cabezonería (dicen que por ser tauro) me había propuesto jamás autopublicar. Pero la necesidad de sentir el aire fresco en la cara se volvió más fuerte que el ego. El miedo a no estar haciendo nada se sobrepuso al orgullo. Así que, ejemplificando lo que comentaba en un post anterior, dije ¡a tomar por culo!

     Y las sensaciones han sido tan maravillosas como un cocktail sobre una hamaca entre dos palmeras, a la sombra, en una playa virgen de Filipinas (o casi).

     Me siento agradecido. Por las sensaciones que me habéis transmitido los que habéis empezado a leerla. Por las palabras de ánimo. Por vuestros elogios. Y por sentir que, por fin, he dado un pasito. GRACIAS.

     A veces la imagen que nos hacemos de nosotros mismo es más devastadora que cualquier otra cosa. Es necesario romper ese espejo, lleno de pelillos y pasta de dientes, para encontrar nuestro propio camino. Que quizás no sea el que habíamos esperado, pero nos hará sentir más vivos.



Publicación más antigua Publicación más reciente



Dejar un comentario