elblogdelospicotazos

El escenario de la vida

February 19, 2018 Óscar Soria González

post, lunes, los ahoras, escritura, escritor, escenario, metáfora, cuento, blog,

Los lunes son el escenario de la vida.

Sales y los focos te alumbran la cara y el mundo se queda en silencio, esperando tu interpretación, y tú piensas "mierda, si no me he preparado nada". 

Pero entonces la música comienza a sonar y se mete entre tus venas como un café, y te mueves por moverte. Das un pasito a la izquierda, otro a la derecha... siempre huyendo del maldito foco que te sigue al igual que las cabezas de los espectadores.

El público espera algo de ti, que les entretengas, que les complazcas, que les entregues los trabajos, los deberes o les subas el post semanal. Sea lo que sea, no quieres hacerlo. Lo único que deseas en esta vida es volver detrás del telón y quedarte ahí bien calentito, ignorando que ahí afuera hay una audiencia que te necesita para que el mundo siga su curso, porque eres un engranaje más en sus vidas. Sin ti, ellos pueden caer.

telas, show, cabaet, oscar soria, escritor, acróbata, circo, post, escritura,

Aún así pasas de todo y, al menos mentalmente, vuelves al backstage. Te quedas empantallado o mirando las musarañas o fijándote en esa mueca tan interesante que hay en la mesa o deslizando el dedo por el muro de Instagram sin leer realmente nada.

Intentas imaginarte al público desnudo, o que tú estás desnudo, o que no existen o que solo son hamsters corriendo en sus ruedas. Pero nada funciona, y la presión cada vez es más fuerte...

Hasta que alguien te coge los hombros, te zarandea y te da dos bofetadas.

—¡Espabila, coño! —Te dicen—. ¡Y ponte a bailar!

Y tú piensas: «¡Espabila tú, gilipollas! Déjame en paz que aún no me he despertado y cada uno va a su ritmo».

Pero al final, una parte muy remota de tu interior comprende que lo hacen por ti. Son tus compañeros de escenario, aquellos que también dependen de ti para que su número pueda ser un éxito y la audiencia quede satisfecha y se pueda largar de una vez.

Entonces te pones serio.

Buscas en tu interior la fuerza que necesitas, le pides al DJ que suba la música (otro café) y la vibración te recuerda por qué estás ahí... porque tienes un sueño que cumplir, porque te encanta lo que haces, quieres ahorrar para ese gran viaje o porque sencillamente necesitas dinero.

Sea cual sea el motivo, de pronto recuerdas que es mejor afrontarlo todo con una sonrisa; sacas fuerzas de flaqueza, te recompones ante la adversidad y te creces ante el miedo escénico.

Y bailas. Bailas con tus compañeros, con la música, con el decorado. Bailas con el público, con las luces, con los lunes y con la vida.

No te das cuenta, y ya estás de vuelta en el backstage, secándote la frente con una toalla, jadeando, pero sonriendo. Satisfecho. Has hecho un gran trabajo, amigo. A partir de ahora, todo será mucho más fácil... has superado el lunes.

¿Vuestros lunes también son así? ¿O sois más como Chabela, que manda al carajo al público y retrasa la función para el día siguiente, pero te asegura un espectáculo sin igual?

Si queréis que otra persona vea el lunes con otros ojos, ¡compartid este post en su muro!

También podéis seguirnos en instagram o facebook y compartirlo desde ahí :)

Otros posts:

-Montando Ahoras en Quartdenou.

-Una aventura volcánica. Lanzarote

 



Publicación más antigua Publicación más reciente



Dejar un comentario