elblogdelospicotazos

SAPIENS. Desde la Prehistoria hasta el Ahora

July 02, 2018 Óscar Soria González

sapiens, post, blog, óscar soria, escritura, libro, literatura, historia, de animales a dioses, el poder del ahora, vivir el ahora, carpe diem

Sapiens. De animales a Dioses, de Yuval Noah Harari, es el último libro que me estoy leyendo, y aunque aún voy por la mitad, ya me ha aportado una gran cantidad de curiosidades y momentos de reflexión amenos.

Por ejemplo:

-Durante millones de años, el Homo sapiens convivió con otro "tipo" de seres humanos (cabe destacar que ya aquí eran humanos con el mismo aspecto que nosotros) entre los que habían hobbits. Los Homo floresiensis, una variedad de humanos que surgió cuando se quedaron atrapados en una isla con pocos recursos,lo que hizo que la selección natural se inclinara a favor de los más pequeños. El más alto de estos hobbits medía 1m.

-Una de las cosas que estimuló el desarrollo del cerebro fue la capacidad de controlar el fuego, y por tanto, de cocinar. La cocina hizo que nuestros antepasados pasaran de estar 6h masticando y digiriendo alimentos crudos, a solo 2h. Esa energía no utilizada en la digestión se redistribuyó hacia el cerebro. Y en paralelo, ese aumento de tiempo libre se empleó en curiosear más el mundo y en relacionarse

Podría tirarme hasta mañana hablando de las cosas que más me han llamado la atención. Como el por qué hoy en día tenemos un gen glotón, o por qué fue el Homo sapiens, entre todos los tipos de humanos, el que se quedó con el planeta. Pero si queréis saber todo esto, os recomiendo mejor leeros el libro de Yuval Noah Harari.

Lo que, leyendo entre líneas, me ha llamado la atención como para hacer este post, es algo que está muy relacionado con el "Ahora".

Me he dado cuenta de que hablar del tiempo tan hacia atrás provoca la misma sensación que pensar en el infinito universo. Como cuando vemos un vídeo como este, en el que la cámara se aleja y nos demuestra que nosotros, y nuestros problemas, son solo una motita de polvo para el vasto universo. De pronto, parece que se te ha quitado un peso de encima. 

Paradójicamente, ocurre algo parecido con el pasado.

Si me hago lo suficientemente consciente del tiempo hacia atrás, automáticamente el presente empieza a relucir más. 

Pensemos en diez años atrás. Cien años atrás. Dos mil años atrás (nacimiento de Cristo). Cinco mil años atrás (pirámides de Egipto). Diez mil años atrás (agricultura). Cien mil años atrás (éramos cazadores-recolectores). Un millón de años (a algún "Einstein" de la época se le ocurrió que el lenguaje también era capaz de inventar "ficciones"). Dos millones y medio de años atrás (nace el primer ser humano en África).

¿Cuántos Einsteins, Napoleones, Picassos, Gandhis y demás genios habrán vivido a lo largo de este tiempo? ¿Cuántas historias de amor? ¿Cuántas alianzas, traiciones y batallas épicas? ¿Cuántos atentados? ¿Cuántos héroes y villanos? ¿Cuántas personas transgresoras y revolucionarias? ¿Y los cánticos alrededor del fuego? ¿Los descubrimientos? ¿Secretos y misterios? ¿Cuántas religiones y dioses diferentes (todos reales) han existido durante todo este tiempo? ¿Cuánto ha sido olvidado?

Después de tantos milenios, seguimos preocupándonos por la comida, el sueño, la enfermedad, las emociones y nuestro deseo de "pertenecer"  a algo. 

En dos millones de años hemos evolucionado muchísimo, y al mismo tiempo nada.

 Es casi imposible hacerte plenamente consciente de cuánto tiempo llevamos sobre la Tierra, pero cuando lo intentas, resulta que es agotador... demasiado como para andar preocupado por otra cosa que no sea estar aquí y ahora. 

Porque, por muy famosos que podamos llegar a ser, nuestra existencia caerá en el olvido absoluto en unas pocas generaciones, o como mucho unos cuantos miles de años.

Para mí esto, lejos de ser un agobio, es un alivio. Incluso aunque lleguemos a ser famosos: un escritor de éxito, un importante político, una ingeniosa caudilla de guerra, una científica privilegiada, e incluso un hombre convertido en Dios, la Tierra y sus habitantes acabarán, con los milenios, olvidándonos. 

Solo somos una diminuta existencia fugaz en el inmenso campo del Tiempo y el Espacio. Y a la vez, en el aquí y Ahora, somos lo más importante del mundo. 

*********

Más posts:

 -Una aventura volcánica. Lanzarote

-Recetas Creativas by Chabela

-¿Cómo surgieron Los Ahoras?

Síguenos en redes sociales:

-instagram 

-facebook.

 



Publicación más antigua



Dejar un comentario