La leyenda y los diseños han sido creados por Óscar y Chabela y están registrados®

Su carrito actualmente está vacío.

'A la mierda', tu nuevo mantra.

October 2020 | Óscar Soria González

Hoy quiero compartir una reflexión un poco abstracta, que ha nacido del sentimiento de autoflagelación que he tenido al compararme con otras personas en redes sociales.

     Más que una reflexión puede que sea un desahogo. O puede que ambas cosas vayan juntas, como dos amantes que pasean por la calle, sin cogerse de la mano pero mirándose con deseo.

     Dejad que ponga este mismo post como ejemplo. 

     Mientras escribía este artículo mi mente no ha dejado de ponerme zancadillas: ¿debería hablar sobre este tema? No, porque debo parecer confiado, o daré la impresión de un escritorzuelo más del montón. ¿O debería escribirlo a lo "filosófico"? ¿O a lo culto con palabras que queden muy pro? Ah, tendría que escribirlo con un estilo más de andar por casa, con palabrotas y puntos y aparte para que quede más cercano. Pero, ¿va eso en línea con la empresa? ¿Debería? Y si lo hago ¿estaré defraudando mi propio estilo? ¿Tengo acaso un estilo? ¿El hecho de que me haga tantas preguntas refleja mi inseguridad y va a afectar a la imagen de Los Ahoras? Y sin olvidar que sea ameno, con párrafos cortos, siguiendo la estructura que hemos estudiado, y palabras clave porque si no, nadie lo va a compartir, y no se va a hacer viral, y entonces quedará claro que todo el esfuerzo no ha valido para nada que soy un pésimo escritor de posts que viendo lo que hacen otros yo no valgo para esto y no debería hacerlo nunca más y tendría que...

 

Tomo aire. Saco la espada y corto el pensamiento de cuajo.

 

Por desgracia, monólogos destructivos parecidos a este tienen lugar constantemente en muchas de nuestras cabecitas, a menudo por temas banales.

 

Vuelvo a tomar aire. ¿Cómo puede alguien vivir así?

 

No se puede, pero lo hacemos, porque nos comparamos consciente o inconscientemente con las vidas, los escritos, las fotos, los cuerpos y las relaciones que tienen los demás. 

 

 'A la mierda'. Esa es la expresión que debería solucionarlo todo. Como un hechizo que pronunciado en voz alta quita el tapón de nuestro cerebro, permitiendo que libere un poco de presión.

 

 A la mierda con auto-restringirse, a la mierda con la ansiedad por hacer lo correcto para "la empresa", sea lo que sea lo "correcto". A la mierda con las comparaciones y las exigencias, sobre todo cuando esas comparaciones son con la imagen, o el recuerdo, de uno mismo.

 

Las dudas volverán, lo sé. Esto no ha sido ninguna epifanía, ha sido un vómito mental de una serie de pensamientos que me han sentado mal. Pero confío en el poder de "a la mierda".

 

¿Y tú? ¿Crees que te servirá de algo este mantra? ¿O usarías uno diferente en tu caso?

PD: ¿No sería chulo un colgante al estilo del Ahora pero con un relato y símbolo que refleje esta filosofía de "a la mierda"?

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados

Dejar un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *